Un siglo de magia en B/N

La fotografía Migrant Mother de Dorothea Lange es todavía hoy una revolución de luz y actitud. Una madre de siete hijos que descansa con la mirada perdida, con el peso del campo en cada una de sus arrugas.

Es una instantanea natural, tan realista que se puede oler a sudor y tierra, una imagen que sólo otra mujer podría haber captado en 1936.

Son tiempos de desempleo y migración en Estados Unidos y una fotógrafa coja se acerca a ella cargando con un enorme armatoste de madera. Puedo imaginármelo, una inicial cara de sorpresa, los niños se esconden en sus faldas, pero ella complaciente permite ser fotografiada como si en su pensamiento ya supiese que estaba haciendo historia.

Lange fue precursora de la fotografía social, de una fotografía realista y bella, con carácter y fuerza. Después llegaron algunos otros que continuaron escarbando en ese realismo social hasta encontrar chispa y magia en ese instante de literatura escrita con luz.

Alfred Eisenstaedt

"El beso". Time Square, 1945. Un marinero besa a una enfermera durante la celebración del fin de la II Guerra Mundial

Burt Glinn

 

 

 

 

 

 

 

Robert Frank

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s