Prólogo visual

Que levante la mano quien tenga el deseo de huir

hacer un doble salto de tirabuzón en forma de despedida del odioso trabajo que durante años llevas haciendo sin ganas

hacerle una peineta a un grupo de aficionados al futbol que corean por las calles, como si fueran suyas

y huir, por tierra, mar o aire, diga la abuela misa,

y huir.

—-

Un trailer,

una casita de madera

y un poco de folk

ayudarían a tomar la decisión, ¿verdad?

Querría traducir este texto a las 6909 lenguas del mundo, pero en verdad ya da igual, porque todo el mundo lo sabe, en españa estamos más que hartos de nosotros mismos. Como no entender a los catalanes, a los vascos, e incluso a cualquier extremeño que quiera hacerse portugués.

Ese deporte nacional al que tendemos todos al hablar de españa como “lo mejor” en algo (el deporte, la comida, el tiempo…), y en un plis plas cambiamos de opinión, y de repente, somos “lo peor” (corruptos, incapaces de pronunciar cómodo en inglés (KANFTEFOL, coño!), chillones…)

Me pregunto, y disculpen mi atrevimiento, quién todavía es capaz de generalizar tanto. Con la cantidad de información y clicks de ratón que hacemos a diario somos ya más de facebook, twitter, pinterest y los dos cientos blogs de moda que de nuestra madre y nuestro padre. Ya no somos esos paletos que miran el dedo en vez de la luna, ni somos un país en guerra (contra los perros de presa, la violencia de género o el terrorismo), ya no somos tan diferentes como nos quería Fraga vender, ni siquiera somos ya un país en crisis.

España es hoy un país resignado, un país de cobardes, un país donde la gente no lucha por sus derechos si no le va la casa en ello. Con todos mis respetos a las excepciones, esta semana por la buena de dios nos han ampliado una hora diaria la jornada de trabajo. No es que yo suela sentirme muy orgullosa de mis compañeros, pero dos días después tuve motivos para sentirme así parcialmente. Alguien rompió el mutismo y escribió un comunicado el presidente de la compañía explicándole con humildad y DERECHO los atropellos laborales a los que se iba a someter a la plantilla. Un texto bien redactado con el más común de los sentidos. No tardé en plasmar mi firma de apoyo, ¿Alguien da más?

Pues no, pocos dimos más y por eso cito:

Cobardes y demás profesionales de la comunicación:

Se merecen ustedes esa hora más de sus vidas calentando silla, porque si no son capaces de unirse a sus compañeros que en beneficio de todos piensan que no es justo ni necesaria esa medida, entonces es que no le tienen suficiente aprecio a la vida, es que se dejaron la dignidad en los ajustes de privacidad de facebook, o simplemente, no lo reconocen abiertamente pero se sienten más agusto en su trabajo que en su vida personal”.

La marca españa, i need spain, debería cambiarse por lo que ya muchos dicen; españa, país de gilipollas.

Por eso, aún cuando el futuro lejos de este país es un camino en llamas, uno está dispuesto a esforzarse más, abrigarse más, escribir más, trabajar más… a cambio, eso sí, de sentirse bastante menos gilipollas que aquí.

Fotografía by Andrew Querner

Anuncios

4 Respuestas a “Prólogo visual

  1. Ely, me han estremecido tus palabras. El folk que has escogido sobrecoge. A veces, sencillamente hay que huir, pirarse porque ya somos más de facebook que de España…de qué vale ya ser de aquí o acullá cuando parece que todo se ha ido al carajo…
    Escribe más como dices querida, escribe más…que se te vaya España en ello!
    Oleñka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s